DEJAR EL ALCOHOL

Dejar el alcohol no es fácil. Es una bebida que goza de cierta permisividad social y que puede convertirse en una droga dura, causando una fortísima adicción entre sus “víctimas”. Es generador de conductas antisociales y maltrato familiar.

La dependencia del alcohol (alcoholismo), consta de cuatro síntomas:

  • Ansiedad: una fuerte necesidad o compulsión de beber.
  • Pérdida de control: la incapacidad propia para limitar el consumo del alcohol en cualquier situación.
  • Dependencia física: síntomas de abstinencia como náuseas, sudores, temblores y ansiedad, se presentan cuando se interrumpe el consumo de alcohol después de un período en que se bebió en exceso.

Una dependencia grave puede llevar a la persona a presentar síntomas de abstinencia que ponen en peligro su vida, entre los cuales se encuentran las convulsiones, que empiezan entre ocho y doce horas después de la última bebida. El delirium tremens comienza de tres a cuatro días después cuando la persona presenta una agitación extrema, tiembla, alucina y pierde contacto con la realidad.

  • Tolerancia: la necesidad de beber grandes cantidades de alcohol para sentirse bien.

Alguien que bebe cada vez más, a menudo dirá que puede dejar de hacerlo en cualquier momento que lo decida; sólo que nunca “decide” hacerlo. El alcoholismo no es un destino, sino un trayecto, un largo camino de deterioro durante el cual la vida se vuelve cada vez más difícil.

Rellena este formulario o llámanos al 619 88 15 17 para solicitar una consulta gratuita

Tu nombre (requerido)

Tu e-mail (requerido):

Tu Mensaje

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad

Consecuencias del consumo crónico de alcohol

EUFORIA

El alcohol afecta en primer lugar al Sistema Nervioso Central y su ingerencia excesiva y prolongada puede provocar daño cerebral. Popularmente se cree que el alcohol incrementa la excitación, pero en realidad deprime muchos centros cerebrales. La sensación de excitación se debe precisamente a que al deprimirse algunos centros cerebrales se reducen las tensiones y las inhibiciones y la persona experimenta sensaciones expandidas de sociabilidad o euforia.

CAMBIOS DE COMPORTAMIENTO

Entre los síntomas o manifestaciones comportamentales más características en el alcohólico cabe señalar las siguientes: mayor inmadurez, dependencia emocional, inseguridad, conductas temerarias, chantajes emocionales, baja tolerancia a la frustración, complejo de inferioridad, hostilidad, celos, fanfarronerías, complejo de culpabilidad, ideas y tentativas de suicidio, deterioro intelectual, pérdida de autocrítica, desequilibrio emocional, sensiblería, distorsión en el área sexual, excesos sexuales, impotencia temporal, pérdida progresiva de los intereses vitales, conductas extravagantes, trastornos de la personalidad, angustia, ideas delirantes, etc. Al dejar el alcohol se debe tener en cuenta que estas características permanecerán en el adicto durante un tiempo.

DEPENDENCIA Y DELIRIUM TREMENS

El abuso permanente de alcohol conlleva a la dependencia. Pudiéndose llegar al extremo del Delirium Tremens que se produce al dejar el alcohol. Es más común en las personas que tienen antecedentes de abstinencia alcohólica, en especial en personas cuyo consumo es equivalente a 1.8 a 2.3 litros (4 -5 pintas) de vino o 3 1/2 a 4 litros (7 u 8 pintas) de cerveza (o medio litro de licor “fuerte”) todos los días, durante varios meses. El delirium tremens también afecta frecuentemente a aquellas personas que han tenido el hábito del alcohol o alcoholismo durante más de 10 años.

DISFUNCIÓN CEREBRAL

Entre los procesos neuropsicológicos alterados ligados al consumo del alcohol podemos diferenciar dos clases en relación al curso de la disfunción cerebral:

  • Procesos agudos: de aparición brusca e irreversible, relacionados con la intoxicación de alcohol o con situaciones de abstinencia, tales como amnesias temporales, alucinosis y delirium tremens.
  • Procesos crónicos: que cursan de forma lenta e insidiosa y con tendencia a la irreversibilidad, que se manifiestan en forma de trastornos cognitivos, de la personalidad y afectivos.

La cuestión de la reversibilidad de estos procesos está todavía en discusión, pero un rasgo típico de la mayoría de ellos es su remisión con la abstinencia prolongada y tratamientos coadyuvantes para dejar el alcohol.

Escucha sus testimonios.

Si ellos han podido, tú también puedes.

centro-de-desintoxicación-san-sebastián-1
La soledad, de la mano de las drogas.
centro-de-desintoxicación-san-sebastián-2
Tras vivirlo en primera persona, ahora rehabilita a otros.
video-6
Fiestas y drogas. Una mezcla explosiva.

Rellena este formulario o llámanos al 619 88 15 17 para solicitar una consulta gratuita

Tu nombre (requerido)

Tu e-mail (requerido):

Tu Mensaje

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies